No habla ante su superior en años o en ciencia.

No interrumpe la palabra de otros.

No está impaciente por contestar.

Pregunta y responde a su tiempo y sazón.

Guarda orden en sus discursos.

Si no comprende las cosas, lo declara llanamente.

Se doblega ante la verdad.

 

El Talmud

About these ads