Estando en Mérida hace unos meses, en el día del emprendedor, tuve la suerte de asistir a una charla de un miembro de la Revista Emprendedores (cuyo nombre no recuerdo) que no paraba de disparar preguntas a los que allí estábamos forzándonos a pensar en ellas, o simplemente comprobando o demostrando las teorías que exponía en su charla. Una de las que más me gustó, bueno no la pregunta, más bien la respuesta, fue la que titula esta entrada de hoy: ¿Sabéis cuál es la mejor raza de perro que existe?.

El ponente había estado encerrado durante un fin de semana en una casita rural aislada de toda civilización junto con jóvenes directivos y empresarios a los que se les iba a impartir durante dicho fin de semana un curso intensivo de dirección, liderazgo, la importancia del trabajo en equipo, etc, vamos lo que viene siendo conocido como coaching Nunca he asistido a este tipo de reuniones, cursos o fines de semana de hermanamiento (obviamente no soy un ejecutivo pero tengo amigos que sí han asistido porque sus empresas las organiza para todos sus empleados) pero tengo entendido que suelen ser de mucha utilidad siempre y cuando se vaya con ganas de aprovechar el tiempo. Pues bien, entre los asistentes a la casa rural se encontraba un campeón de España de Karate que lanzó al respetable la pregunta. Los allí presentes comenzaron a decir razas en base a su particular concepción de “mejor” y a pesar de que alguno por probabilidad seguro que acertó, nadie supo decirle a aquél campeón por qué.

- La mejor raza de perro que existe es el Pastor Alemán – dijo. No es ni el más rápido, ni el más listo, ni el más fuerte, ni el más fiel, ni el más resistente, ni el que mejor olfato tiene, pero es el segundo mejor en todas las facetas.

Y esta respuesta que dio a sus compañeros de encierro aquél campeón de karate nos hizo reflexionar en aquella aula magna a todos los que escuchábamos al ponente… el segundo mejor

Quizá mi aspiración siempre ha sido ser un pastor alemán como buen ecléctico que soy, quizá me impactó aquella respuesta por haber tenido desde bien pequeño esta raza de perro acompañándome mientras crecía, quizá todos debamos intentar ser más completos para poder enfrentarnos a un mundo complejo y voraz, o quizá en un mundo cada vez más especializado, las teorías de aquél campeón de karate no sean del todo aplicables a la realidad, ya que a veces es preferible ser cabeza de ratón a cola de león. No lo sé, pero sí que intuyo que para llegar a ser un Pastor Alemán, debemos abrir nuestras mentes y estar preparados ante los cambios.

“Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro, quizá esté muy oscuro para leer.” Groucho Marx

About these ads