Un pequeño hecho simbólico que sin embargo ha sido un gran salto hacia adelante.

En esto de las redes sociales comencé por investigación más que por afición, y la primera elegida fue Facebook, pero no pasó mucho tiempo antes de que mi “ex” me descubriese y enganchase a nuestro particular “spanish facebook”: tuenti. Tras nuestra ruptura, o abandono según se mire porque ella me dejó y nunca más se supo; una de las primeras normas del decálogo que me autoimpuse para comenzar a superarlo fue dejar de visitar tuenti, porque rara era la vez que no espiaba su perfil, o me la encontraba visible en el mío como uno de mis primeros contactos. Ruptura total con tuenti hasta hace unas semanas en las que he vuelto a retomar de soslayo la actividad en la red, aunque de forma esporádica y mirando siempre de reojo por encima de la puerta para no encontrar cosas que no me gustaría ver. Pero por si esto fuera poco ahora resulta que a mi ex, después de lo mucho que lo criticó, también le mola el mundillo facebook, con lo que tampoco me puedo conectar al jodido facebook ya que es allí donde tiene más actividad en los últimos tiempos y a donde sube sus fotos, generalmente fiesteras.

Hoy me he visto obligado a borrarla como contacto y me he quedado descolocado. Sigo haciendo mi vida y lo tengo bastante superado, hasta que ella aparece en mi universo y me lo tambalea, así que no me ha quedado más remedio que dar ese paso. Simbólico, pero importante para mí. No la he olvidado ni lo pretendo porque como decía alfredo cuervo en su poema:

Queda prohibido echarte de menos sin alegrarme,
odiar los momentos que me hicieron quererte,
todo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,
olvidar nuestro pasado y pagarlo con nuestro presente.

Por lo tanto medida transitoria para ayudarme a llevar a cabo las anteriores prohibiciones y superar sin olvidar quién soy, por qué estoy donde estoy y cómo he llegado hasta aquí. Es curioso, después de todas las comparativas entre distintas redes sociales que he leído para informarme de cuál era mejor y por qué, o para qué usos unas eran más interesantes que otras, resulta que me decisión final a usar cualquiera de ellas se basa en si mi “ex” se encuentra o no en ellas para evitarla. ¡A tomar por saco las comparativas!

“Ahora sé lo que es el amor”. Virgilio.

About these ads