El desencanto y distanciamiento con nuestra clase política provoca que nuestros dirigentes pierdan crédito a nuestros ojos a todos los niveles, desde los más cercanos y locales hasta los de índole nacional o internacional. Los casos de corrupción en distintos municipios de nuestro país nos asaltan día sí, día también; y la falta de profesionalidad y preparación de nuestra clase política es una consecuencia de leyes que permiten pensiones vitalicias para Diputados, Senadores o Ministros, consiguiendo con ello una búsqueda lucrativa de poder mientras se ejerce el cargo o posteriormente con los sueldos asegurados.

Por todos es sabido que en España garantizamos un sueldo vitalicio y unos gastos de oficina a nuestros presidentes de Gobierno una vez finalizados sus mandatos. El origen de esta medida era evitar mediante una seguridad económica que los presidentes tuviesen que preocuparse por su futuro mientras estuviesen gobernando. Ganando independencia frente a los intereses de todo tipo. Además se tiene en cuenta que nuestros ex presidentes nos siguen representando. ¿Pero y nuestros ex ministros, ex diputados, ex senadores o ex presidentes autonómicos?¿TODOS nos representan?

Toda esta reflexión viene a colación de los cambios que hizo ayer Zapatero en cuatro de sus Ministerios, a saber, cambian las carteras de Políticas Sociales, Sanidad y Eduación, entre otras.  Elena Salgado como ministra de Economía y a Manuel Chaves como tercer vicepresidente. En plena crisis, aumentemos la burocracia acomodada en la cima de la pirámide, nuevo personal, nuevos gastos. Además es un hecho indicativo de que las cosas no se estaban haciendo bien, perdiendo rédito ante el electorado con tantos cambios en dos legislaturas, pero análisis políticos aparte, lo que clama al cielo es el sueldo que los ex ministros pasan a cobrar desde ahora, sea durante dos años el 80% de sus sueldazos y pensiones vitalicias del máximo que concede la seguridad social, y todo ello por jurar el cargo, con un día trabajado (Senadores y Diputados necesitan 7 años creo). Resulta obvio que hoy por hoy ser Ministro un añito y que te echen a la calle es un chollazo, más aún que serlo durante 4 años. Y ese sueldo lo pagamos todos. Habrá quién lo vea bien y lo justifique, quién crea que estas medidas podrán evitar la prevaricación, pero sólo hay que asomarse a la ventana o encender un televisor para ver que este mundo está dirigido por hijos de puta, que sólo piensan en su futuro y el de los suyos. Quizás nosotros haríamos lo mismo en su lugar, al fin y al cabo somos seres humanos, y nuestro instinto animal se debe a los vínculos de sangre, pero hay que confiar en “ese algo” que nos hace diferentes de cualquier otro animal.

Hasta la democracia, quedaba el sueldo vitalicio de ministro. Afortunadamente, ese privilegio pasó a la historia como tantos otros. 

Se trata de una vieja Ley de 1980, que pactaron UCD y el PSOE, para acabar con las pensiones vitalicias del régimen franquista. Con el argumento de que los ex ministros pudieran tener dificultades en integrarse a su vida profesional ordinaria se acordó esta indemnización que es compatible con cualquier otra remuneración, pública o privada, incluida la actividad de diputado y senador.

PDT: Si el regalito a los “artistas de la SGAE” fue un Canon injusto e incomprensible criticado desde todas las esferas, qué me decís del regalazo de la cartera de cultura a la guionista y directora de cine Ángeles González-Sinde. Hasta este “regalazo” presidía la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Nuevo pago de Zapatero al apoyo recibido por “actores” en el pasado. Pero hay que subrayar que su nombramiento ha sido de los que más polémicas ha suscitado, al menos en la red, por su actitud crítica contra las descargas de contenido protegido con copyright a través de Internet. Vamos de Guatemala a Guatepeor.