Evolución de la Web 2.0

Evolución de la Web 2.0

La gran mayoría de nosotros hemos oído hablar de la Web 2.0, pero probablemente pocos comprendan un concepto tan etéreo. Aunque resulte manido hacer hincapié en una moda pasajera (transición hacia la  Web como Sistema Operativo), me gustaría aportar un poco de luz sobre el tema.

El término Web 2.0 nació a mediados de 2004 y creció hasta ser portada de los principales semanarios mundiales en las navidades de 2006. Este fenómeno tecno-social se popularizó a partir de sus aplicaciones más representativas, Wikipedia, YouTube, Flickr, WordPress, Blogger, MySpace, Facebook, OhMyNews, y de la sobreoferta de cientos de herramientas intentando captar usuarios/generadores de contenidos. Según O’Reilly, principal promotor de la noción de Web 2.0, los principios constitutivos de ésta son siete: la World Wide Web como plataforma de trabajo, el fortalecimiento de la inteligencia colectiva (Blogs, Wikis, del.icio.us, etc), la gestión de las bases de datos como competencia básica, el fin del ciclo de las actualizaciones de versiones del software, los modelos de programación ligera junto a la búsqueda de la simplicidad, el software no limitado a un solo dispositivo y las experiencias enriquecedoras de los usuarios.

En esta nueva Web la red digital deja de ser una simple vidriera de contenidos multimedia para convertirse en una plataforma abierta, construida sobre una arquitectura basada en la participación de los usuarios. Alrededor del concepto Web 2.0 giran una serie de términos satélite que retroalimentan su evolución. Software social, arquitectura de la participación, contenidos generados por el usuario, Rich Internet Applications, etiquetas, sindicación de contenidos y redes sociales, son sólo algunos en la larga lista de conceptos que enriquecen este fenómeno [Cobo;Kuklinski,2007].

La Web 2.0 es la representación de la evolución de las aplicaciones tradicionales hacia aplicaciones Web enfocadas al usuario final. Web 2.0 es una actitud y no precisamente una tecnología, donde el valor entregado por un servicio o producto, aumenta proporcionalmente con el número de usuarios del servicio o producto. [La Ley de Metcalfe dice que el valor de una red de comunicaciones aumenta proporcionalmente al cuadrado del número de usuarios del sistema (n2).]

Luego lo primordial sería disponer de dicha red de usuarios.

¿Dónde está el negocio en la Web 2.0?: en crear una base de usuarios, alrededor de un servicio valioso y capitalizar/monetizar el valor generado.

La verdad es que la monetización de servicios Web 2.0 es un verdadero problema para aquellos que tienen previsto utilizar la Web 2,0 con ideas no estratégicas. Sin embargo, muchos de estos servicios, parecen intentar tácticas financieras de capitalización de la atención con una base de usuarios que las aplicaciones Web 2,0 pueden construir casi de la noche a la mañana (Redes Sociales).

Tal y como expone Ken Yarmosh en su artículo “Web 2.0 business models”, la existencia de 2 modelos de negocio en la Web 2.0 basados en la tecnología uno, y en los efectos de la red  el otro, no parecen ser suficientes.

El primero se basa principalmente en torno a la innovación, ofreciendo una propuesta de valor máximo y que no está disponible en otros lugares. Estos servicios son muy útiles y pueden ser utilizados en su totalidad sin ningún tipo de inversión o coste por parte de un usuario. La excelencia, sin embargo, sólo está disponible como Premium o mejoras.

El segundo, basado en los efectos de la red, se fundamenta en una base de usuarios y la interacción del usuario. Al igual que su contraparte, la tecnología es clave para este modelo pero no es el punto de mira. En lugar de ello, la tecnología es importante como una herramienta de infraestructura, facilitando los modelos de negocio de estas empresas.

Sinceramente, creo que hay una necesidad imperiosa de uno o dos modelos de ingresos nuevos más, para financiar los servicios Web 2,0 que se enfrentan al público en general.

Monetización de la Web 2.0

Monetización de la Web 2.0

Nos encontramos en un mundo de arenas movedizas donde los modelos de negocio tradicionales no valen, no funcionan ya que se ofrecen servicios totalmente gratuitos y de calidad al usuario final difíciles de rentabilizar económicamente debido a la gran cantidad y calidad de la oferta (ver “Free! Why $0.00 Is the Future of Business” brillante artículo de Chris Anderson para Wired); además se corre el riesgo de perder dicha masa de usuarios con facilidad, con lo que las distintas formas que se busquen de monetización no pueden ser invasivas. Grandes empresas web 2.0, grandes redes sociales con millones de usuarios usando sus servicios, aún no han encontrado la forma idónea de rentabilizarlos.

“Vive como si fueras a morir mañana.  Aprende como si fueras a vivir para siempre”
Mahatma Gandhi

Anuncios