Recopilación de 50 de los edificios más extraños, originales y curiosos del mundo, entre los cuales aparecen varios españoles. (Sin duda las referencias Gaudianas son inevitables, estando la mayoría de ellos situados en Cataluña). Espero que disfrutéis de las fotografías. A mí me encanta la Casa de Piedra de Gimarães (Portugal), pero las hay para todos los gustos.

Casa de Piedra de Guimarães

Casa de Piedra de Guimarães

Hoy es “uno de esos días” en los que me escondía del mundo en una casita remota en medio de la nada, me metía en un baúl y cerraba los ojos bien apretaditos esperando que “mis monstruos” hubiesen desaparecido.

Oscuridad absoluta. ¿Siguen ahí? vuelvo a cerrar los ojos más fuerte aún y comienzo a escuchar una vocecita en mi cabeza que no para de hablar. Sé que viene de dentro de mí, pero susurra algo ininteligible a mis oídos, de dentro afuera, reverberando en el baúl y volviendo a introducirse en mí cada vez con mayor intensidad. Siguen ahí. El baúl comienza a vibrar y la resonancia provoca que estalle. Ha vuelto la luz. Continúo aislado del mundo en mi burbuja pero mis monstruos han volado y desaparecido… al menos por ahora. Sentimientos encontrados me embriagan, y la duda nubla mi mente. ¿Qué decisión tomar? Deshago el camino andado y regreso a la realidad. Sé que esos monstruos volverán, y que, aunque desease volver a huir de ellos, siempre me acompañarían allá donde fuese. Esa no es la solución. He de hacerles frente. Esa mezcolanza de pena por el amor perdido, de tristeza por el rechazo, la indiferencia, de melancolía por tiempos pasados, esos miedos ante los peligros futuros, me hacen sentir vivo, ¡más vivo que nunca! Por ellos sé, ahora sí, que ese baúl, de los recuerdos, no es la solución. ¿Sabéis? mientras escribo estas líneas he cambiado de humor, y he sufrido una catarsis redentora que impedirá, al menos hoy, que regrese a esa casita en las antípodas.

El poder está en tu mente, tu lo controlas todo. Tu cerebro está ahí, sin parar de hablarte, egocéntrico, traicionero. -No te creas nada de lo que él te diga- decía un chamán el otro día en la tele,-nada. Tampoco creas todo lo que digan los demás, y entonces, entre todas la mentiras, aflorará la verdad más pura y absoluta. El secreto de la felicidad está en escuchar a los demás.- añadía.

“Al principio, todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, el amor pertenece a los pensamientos”. Albert Einstein

Anuncios