¿Cómo afrontaríais vuestra última charla ante una gran audiencia, si os acabasen de comunicar que os queda muy poco tiempo de vida? Randolf Frederick Paush murió el pasado 25 de Julio a la edad de 45 años, no sin antes encontrarse ante tal tesitura. En su último discurso (posteriormente ampliado y del que se obtuvo un libro, “La última lección”), Paush ya era consciente de su estado y de lo poco que le quedaba por vivir. Creo que merece muchísimo la pena dedicarle unos minutos a la introducción que hace un buen amigo para presentarle, y a su charla, porque todo aquél que le escuche, apreciará un poquito más lo que tiene, y en lugar de entristecerse ante la pérdida de un ser humano de tal calibre, acabará con una sonrisa en la boca, pues una bocanada de aire fresco, optimista y esperanzadora recorre toda el aula Magna de la Universidad Carnegie Mellon durante su último discurso. Una lección para afrontar la vida con ilusión, positivismo y energía constructiva, que no deberíamos olvidar.

“Aquel que enseña a los hombres a morir les enseña al mismo tiempo a vivir”. Michel de Montaigne.

Anuncios