Si un día de estos, después de un desayuno energético, nos pusiésemos a cavar un hoyo en el jardín de casa aquí en España (Cáceres), y después de comer siguiésemos cavando y cavando, un día tras otro, quizás algún día, como si de un cómic se tratase, llegásemos a las antípodas. En esta página podréis comprobar cuáles son las antípodas de cualquier parte del mundo, pero por lo pronto, y en lo que a nosotros atañe, las nuestras caen justo en Nueva Zelanda. (Mira que hay mar alrededor en el Pacífico y hemos hecho diana con el único cachito de tierra cercano). Así que ya sabéis: si alguna vez notáis que os falta oxígeno, que vuestra vida necesita un cambio radical, u os encontráis bajo la necesidad de huir de algo u alguien, meteos en esta página y romped con todo marchandoos a la otra punta del planeta. Seguro que a más de uno se nos ha pasado por la cabezaen infinitud de ocasiones. Eso sí, tal y como está la economía, o te comes un bote de espinacas y comienzas a cavar, o te puede salir por un ojo de la cara llegar a tu destino. 

“Una retirada a tiempo… ¡es una victoria!”

Anuncios