Hoy os doy la bienvenida a la nueva televisión 2.0. y estandarte de esta nueva visión de la televisión a la carta que podemos disfrutar a través de Internet es un canal y más concretamente un programa de dicho canal de cinco minutos de duración que acostumbro a ver todos los días mientras desayuno (los suelo alternar con algún programa de Redes o las noticias de la tele según me levante). Dicho canal es Mobuzz TV y el programa La Dósis Diaria.

Una guapa y divertida presentadora: Iria, y contenidos muy interesantes sobre el mundo de la cibercultura, nuevas tecnologías, Internet, gadgets o ciencia, hacen de este programa, una visita obligatoria para todo aquél que quiera enterarse de lo que pasa a su alrededor de una manera amena y diferente. Televisión on line, que produce contenido de calidad, en un formato breve, diario y en varios idiomas, que se actualiza de lunes a viernes y se visualiza a través de la web. Totalmente recomendado para frikis.

Con medios como la televisión, la radio, el teléfono y la prensa puede decirse que la información se ha convertido en patrimonio de la humanidad y se universaliza a pasos agigantados. Nos dirigimos a la ansiada sociedad de la información global, o la gran aldea global, en la que la comunicación a escala planetaria sea una realidad. No sólo los medios de comunicación generan y transmiten información, sino que cualquier individuo de esa sociedad digital puede tener ideas que expresar y comunicar en su entorno o fuera de él, como hago yo con este blog. Se requieren, por tanto, vías rápidas, ágiles, dinámicas y simples para poder acceder a este preciado bien. Las autopistas de la información se configuran como las vías que conviertan en realidad la sociedad de la información global.

Se han producido unos cambios tecnológicos en el sector audiovisual tan radicales que desembocan en una revolución, y no sólo en una evolución, de la televisión. Se transforma el concepto tradicional de televisión generalista, dirigida al gran público, para llegar a una televisión con aires individualistas, diseñada para públicos concretos y con contenidos de cortes específicos, donde el receptor estrena un nuevo protagonismo hasta ahora no concebible en un medio tradicionalmente pasivo como es la televisión.

(PDT: Os estoy recomendando un programa en una situación en la que su supervivencia pende de un hilo tras mucho tiempo de emisión gratuita, pero aunque coincida con esta situación, este era un post que quería escribir desde hace tiempo porque realmente merece la pena su visionado. Hoy no hay programa, sólo la exposición de su problema, pero podéis tirar de archivo si queréis ver qué formato tiene y cuáles los contenidos.)

“Uno de los aspectos más atractivos y/o aterrorizantes de la televisión es que crea una realidad virtual en mutación permanente. Funciona como una masa de imágenes en expansión, de múltiples entradas y conexiones, sin orientaciones seguras ni resultados previsibles. El placer estético funcionó siempre como un zapping sobre el objeto, porque toda obra de arte es siempre una obra abierta, aunque no se sabe a qué, ni qué recombinación secreta hace el receptor para seguir disfrutándola” [Alejandro Piscitelli].

Anuncios