Una genialidad de los Monty Python. Si alguna vez os encontráis este chiste escrito en algún libro viejo con tapas roídas, o en un papel tirado en la calle, o escrito con una navaja afilada en el tronco de un roble centenario… ¡por favor no lo leáis!

Anuncios