Y la palabra del día es… ¡ASERTIVIDAD!.

Mi amiga Rosa se ha aprendido muy bien esta palabra en su curso de formadora profesional, y la ha incorporado a mi vocabulario.

Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se diferencia y se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la agresividad y la pasividad (o no-asertividad). Suele definirse como un comportamiento comunicacional maduro en el que la persona ni agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que expresa sus convicciones y defiende sus derechos.


Me gusta esta palabra y su similitud con eclecticismo es obvia, por ello la he escogido este día, en el que tras varios meses escribiendo me he dado cuenta que he llegado a la cifra redonda de 100 posts escritos y más de 20 mil visitas. No hay día que no descubra un blog nuevo o atrape nuevos bichos en la tela de araña que conforma la red de blogueros que estamos formando poquito a poco, llenándome de orgullo formar parte de ella. Sé que a veces puede resultar pretencioso que hable de temas tan variopintos como si supiese de todo pero nunca más lejos de la realidad. Si alguna vez di esa impresión pido disculpas por ello, pero siempre me caractericé por ser aprendiz de todo y maestro de nada y creo que eso nunca cambiará. Lo que he ido reflejando estos últimos meses no es más que parte de mí y mis inquietudes, intentado alternar noticias curiosas, con artículos que pudiesen aportar algo a la gente o con reflexiones muy personales que como mucho sólo interesasen a los más allegados; y no pienso cambiar.

Es indescriptible la ilusión que me hace ver a gente debatir al hilo de cualquier noticia o post, descubrir que alguien nuevo ha dejado un comentario en el blog, o sorpenderme como posts que consideraba muy interesantes apenas reciben visitas ni comentarios y como otros por los que no daba un duro generan todo tipo de reacciones. Increíble. Pero lo más importante de todo es que espero seguir con la constancia que me ha hecho llegar hasta aquí sin perder un ápice de ilusión por mantener esta pequeña comunidad virtual que vamos creando entre todos. Como quien lee el periódico por las mañanas cuando se levanta, yo me nutro de los Fini, quién debería comenzar a deleitarnos con su sabiduría como cocinero, de Gabavagabunda, de quien aprendo cada día a ser un poquito más crítico con el cine, de Chikinita, por ser tan espontánea y auténtica, de Popi, a quien deseo una rápida recuperación de su operación de rodilla (sobretodo para que deje de engancharme a series nuevas y se ponga a trabajar joé), a Becario, por ser tan friki y mostrarnos videos tan cachondos, al moro, por tener un blog tan personal y aconsejarme en mis inicios (¡’retoma ya tu reducción al absurdo cabrón!) y a muchos más. 

A todos ellos y a los que me leen o comentan gracias por participar y espero seguir mostrándoos mi particular visión de las cosas… una más entre millones, una más… pero la mía.

Anuncios