Este último fin de semana ha sido tan movido en Cáceres, que me ha mantenido alejado de los ruedos, o sea del teclado, hasta ahora mismo, instantes en los que me he visto con fuerzas para volver a escribir, y es que como preludio del fin de semana que se avecina con el Womad y el décimo tercer aniversario de la Mezquita (música Técno días 8 y 9 en el ferial), no ha estado nada mal.

La locura se desataba con un partido de baloncesto en toda regla con 7 viejas glorias, jugadores todos de voleibol y amantes de los deportes en general, dándonos el gustazo de poder machacar en canastas levemente más bajas de lo normal (calculo que 5 o 7 centímetros más bajas). Excusa para que las mujeres de algunos saliesen de casa con sus bebés, y otros directamente “se escapasen de ellos”.

Fernan y yo en los prolegómenos del gran encuentro de basket

Fernan y yo en los prolegómenos del gran encuentro de basket

 

bimbaTras realizar un par de entradas y un mate que me recordaron que un día muy lejano jugué a este deporte, me fui volando para casa contento por el buen rato pasado pero con la mente puesta en la fiesta de esa noche puesto que era el tercer aniversario del periódico Avuelapluma y venían The Cabriolets, con Bimba Bosé al frente, a tocar a la sala La Bola. Por desgracia el botellón que hicimos en casa antes del concierto nos impidió verlo entero, pero no fue motivo de decaimiento puesto que la fiesta que nos pegamos después rozó el éxtasis. Los del grupo mezclados con la gente igual de borrachos que todos nosotros y pasándolo genial. Chupitos, cerveza, cubatas y en definitiva mucho baile y copas que nos dejaron un dulce regustillo en la boca a felicidad, un buen chorro menos de neuronas y una resaca de puta madre. No estaba nada mal para ser jueves, y siempre podré contar que Bimba Bosé me tocó el culo, pero eso ya es otra historia.

El viernes se despierta uno con esa sensación contradictoria de quererse morir y no arrepentirse de las burradas que hizo la noche anterior, y sales pitando con tus mejores galas a la inauguración de una exposición: arte aparte, en el espacio de arte recientemente inaugurado Belle Art. Este nuevo espacio de arte es el equivalente a la antigua galería de Arte de María Llanós situada en la calle Viena. Una exposición de lo más ecléctica, amenizada con una Performance permanente, canapés, una pequeña barra para poder disfrutar de una cervecita fresca mientras se ven las obras y el parque del príncipe en frente en un día de lo más soleado para disfrutar de esas cañas también en el exterior. Proyecciones, colages, pinturas, graffitis o fotografía, todo ello desde un punto de vista contemporáneo y alternativo hicieron que mientras el hambre no nos atacó, pudiésemos disfrutar de un rato de lo más ameno rodeado de amigos y conocidos.

 

Obviando al "cristo", la cruz de cabezas de muñeca es muy chula

Obviando al "cristo", la cruz de cabezas de muñeca es muy chula

 

Jesús + Bush + Hitler...

Jesús + Bush + Hitler...

 

Vengaaa... dame un besitoooo...

Vengaaa... dame un besitoooo...

¿Quién no tuvo alguna vez así el corazón?

¿Quién no tuvo alguna vez así el corazón?

Pero el hambre para algunos, y la sed para otros entre los que me incluyo, hizo su terrible aparición, viéndonos abocados a tomar unas cañitas con sus respectivas tapas. Como la sed continuaba después de las cañas, nos vimos obligados a comprar una botella de ron y disfrutarla en mi terraza al sol toda la tarde hasta que nos dieron las 2am y secamos todo el alcohol del edificio y 100m a la redonda.

 

Taranteando...

Taranteando...

Con esto y un bizcocho el sábado tocó hacer un poco de deporte, en esta ocasión salir a correr, y disfrutar de una tarde relajada tirado en el sofá con un Nadal – González en semifinales del Máster de Roma, antesala de lo que sería la final del Domingo ante Djokovic, y la apabullante derrota del Madrid en casa ante el eterno rival por un tanteo tenístico: 2-6. Después de ese lamentable partido no quedaron ganas para mucho más, y teniendo en cuenta el domigo que se avecinaba no estaba de más descansar.

El domingo día de la madre, le regalé a la mía mi compañía toda la mañana para recorrer nuestra atemporal parte antigua de exposición en exposición (dedicado a aquellos que se quejan de que en nuestra ciudad nunca hay nada).

La primera parada en la plaza de San Mateos donde pudimos ver la exposición temática: “Miradas sobre el Nazareno, (re)interpretaciones de un icono“, por el taller de escultura de la escuela de Bellas Artes, donde mi madre exponía una bonita talla en mármol. Después de esta visita bajamos a San Jorge y pudimos descubrir el Aljibe que se ha encontrado en dicha iglesia recientemente y que nada tiene que envidiar al más famoso de la ciudad. Sencillamente espectacular. Recomiendo a todos su visita. Una vez deleitados con el Aljibe fue el turno de Sorolla y sus coetáneos en la fundación MCCB, sin duda lo mejor de la jornada, para acabar visitando Foro Sur, la feria Iberoamericana de arte contemporáneo en el centro de exposiciones San Jorge. Como el arte contemporáneo me encanta, y el centro donde se viene realizando los últimos años Foro Sur más aún, con esas maravillosas vistas de la Montaña, y su estupendo Claustro para tomarte una cervecita, sé que es un evento al que no puedo faltar cada año. Aún me quedó por ver Foto Sur (exposición que acaba hoy y que está situada en el palacio de Mayorazgo) pero el gran premio de MotoGP comenzaba con Lorenzo en la Pole, y me esperaba todavía una comida familiar. 

Pude acabar la jornada con la victoria de Nadal en Roma y disfrutando de la compañía agradable durante la cena de una “amiga” que me tuvo abandonado todo el fin de semana. Sin lugar a dudas tal y como decía al principio, gran antesala de lo que se avecina…

(PDT: Después de escribir esto marché a la politécnica a la feria de la Tapa que dura toda la semana y más de lo mismo: bueno, bonito y barato, sobre todo las tías, lo de bonito digo…)

“Buena vida, arrugas tiene”. Anónimo.

Anuncios