En estos tiempos de crisis no puedo menos que mostrar esta palabra que aprendí el jueves en un foro de comercio internacional que se celebró en el palacio de Congresos de Mérida. Alex Rovira fue el ponente que nos la descubrió y hacía mucho tiempo que no escuchaba a alguien dirigirse a un auditorio con esa fuerza y energía, con ese poder para captar plenamente nuestra atención. Sublime. Es el autor de la Buena Suerte, entre otras muchas obras, y desde luego en cuanto lo consiga lo leeré, a él y a Viktor Frankle, pero esa, será otra historia. Por lo pronto aquí dejo el significado de esta maravillosa palabra:

longanimidad.

(Del lat. longanimĭtas, -ātis).

1. f. Grandeza y constancia de ánimo en las adversidades.

2. f. Benignidad, clemencia, generosidad.