Kolelinio es un revolucionario sistema de transporte para las ciudades ideado por el arquitecto búlgaro Martin Angelov. La idea principal consiste en transportarnos por el espacio aéreo de nuestras ciudades por medio de grandes cables de acero y unos arneses con poleas que nos dejasen caer como tirolinas, aunque a diferencia de cuando nos tiramos en tironlina, la fuerza principal para que nos desplacemos no es la gravedad al dejarnos caer desde un punto más alto hacia otro más bajo, sino un motor y una pequeña batería incorporados al arné, lo que no deja de re sultar una idea increíblemente sencilla, realizable y fascinante. No más ruidos, ni contaminación, ni atascos, ni accidentes de tráfico. Eso sí, estos remontes similares a los de las estaciones de esquí no serían aptos para gente con vértigo, y no quiero ni pensar la hostia que podría suponer un fallo en el sistema. No obstante me parece una alternativa muy interesante.

Vivimos en un mundo extraño. Hoy en día los logros tecnológicos son fascinantes, pero al mismo tiempo las formas de transportarnos evolucionan de manera extremadamente lenta. Construímos vehículos veinte veces más pesados que nuestros cuerpos y construímos caras carreteras con materiales pesados.

Esperamos que se acabe el petróleo para vivir en un mundo más limpio, pero esto no sucederá pronto.

¿Por qué no cambiamos las calles por cables tensados? ¿Qué pasaría si nuestro vehículo fuera tan compacto y ligero que cupiera en una mochila? Kolelinio es un concepto para desarrollar una nueva forma de transporte más ligera y avanzada en las ciudades.